Komentarios

  • Home
  • /
  • Crónicas
  • /
  • Me First & The Gimme Gimmes garantizaron una fiesta en el Apolo

Me First & The Gimme Gimmes garantizaron una fiesta en el Apolo

A las 19:30 del viernes pasado, las puertas de la Sala Apolo de Barcelona se abrieron para empezar a recibir a los más impacientes. Muchos asistentes a la fiesta de las versiones, de distintas nacionalidades y, algunos de ellos, ataviados con sus mejores camisas hawaianas en honor a los Me First, estaban preparados para disfrutar de un concierto que no iba a defraudar a nadie.
La sala se llenó hasta los topes y la fiesta empezó de la mano de los Masked Intruder. Tres tipos enmascarados con pasamontañas de colores a juego con sus Converse y sus instrumentos –azul a las voces y a la guitarra, amarillo al bajo y rojo a la batería­–, además de una cuarta componente a la guitarra, sin máscara y de negro en el lugar del habitual enmascarado verde; aparecieron de la mano del quinto en discordia, un poli que se dispuso a animar al público saltando a la pista, subiendo a una seguidora del grupo al escenario y acabando la performance desnudándose y quedándose en ropa interior un tanto patriótica…

 

 

 

 

 

 

 

 

La banda de Wisconsin, que ya tiene dos álbumes editados, Masked Intruder (2012) y M.I. (2014), calentó el ambiente con un buen punk-rock que hizo que el público se arrancara a bailar y a saltar con temas como Stick’Em up, I fought the law o I don’t wanna be alone. Lo cierto es que durante casi una hora que estuvieron rasgando cuerdas y dándole duro a la batería consiguieron preparar al personal para lo que vendría después.

Y es que lo que vino después fue algo muy bueno.

Tras unos minutos cambiando los instrumentos, probándolos y dando tiempo al público para ir a por más cerveza, apareció la banda por excelencia que hace versiones punk-rock de temas de ayer, de hoy y de siempre: Me First and The Gimme Gimmes.

Para aquellos que aún no tengáis el gusto de conocerlos, debéis saber que sus componentes son Jay Bentley (bajo), Joey Cape (guitarra), Dave Raun (batería), Scott Shiflett (guitarra) y Spike Slawson (ukelele y voces). Todos ellos son miembros, a su vez, de otras famosas bandas de punk como Lagwagon, Bad Religion, Swingin’ Utters-Uke-Hunt o Face to Face, y desde 1995 llevan haciendo versiones de temazos de soul, rithm&blues, pop o country. Tienen siete discos a la espalda y en esta gira por Europa han venido a presentarnos su octavo álbum, Are we not men? We are diva! (2014). Esta vez se han lanzado a hacer covers de canciones de divas como Barbara Streisand, Gloria Gaynor, Christina Aguilera, Celine Dion, Lady Gaga o Madonna, entre otras.

Pero vamos al lío. La banda apareció al más estilo Beach Boys, con sus características camisas hawaianas y sus pantalones blancos rompiendo el murmullo del público en cuanto sonaron los primeros acordes de Jet Plane, tras los agradecimientos de Spike por estar de nuevo en Barcelona. Empalmaron el tema de apertura con Summertime y así se siguieron las canciones más míticas del grupo como Julio, la rapidísima Who Put the Bomb, Ghost Riders, Sloopy y más temas de discos anteriores, hasta que llegó la calma tras Mandy… Los chicos pararon para tomar agua, soltar las púas y las baquetas un momentito y coger fuerzas para lo que siguió a los pocos minutos.

Y es que había llegado el momento del ukelele. Spike, muy arreglado con su americana dorada, cogió el pequeño instrumento y sonaron los acordes de Crazy for you, un tema de Madonna que amansó por un momento a las fieras, mientras Jay bailaba y bromeaba haciendo su propia –y peculiar­– versión del Vogue. Spike respiró y comenzaron las primeras e inconfundibles notas de la versión del tema de R. Kelly, I believe I can fly. Al mismo tiempo, el resto de la banda tomó nuevamente los instrumentos y toda la sala comenzó a corear la canción junto con Spike hasta que en el momento clave se levantó en saltos.

Tras ese momentazo, continuaron media hora más tocando temas como Rocket Man, Over the rainbow, All my lovin… Al final del concierto, ya en el bis, el I will survive de Gloria Gaynor y el Sweet Caroline de Neil Diamond precedieron al que sería el tema con el que los Gimme Gimmes se despedirían de Barcelona, otra de sus versiones más que míticas, el tema de los Boyz II Men, End of the road. Broche de oro para un concierto en el no dejas de saltar desde el minuto uno.

La fiesta estuvo asegurada, y como nos anunciaban los chicos de la promotora HFMN Crew, “Presenciar a Me First and The Gimme Gimmes sobre el escenario es una experiencia única e irrepetible.” La verdad es que la gente estaba eufórica y se respiraba muy buen rollo durante todo el concierto. En resumen, se hizo corto.

Texto: Celia Asensio

Fotos: Roger Navarro

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1