Komentarios

  • Home
  • /
  • Conciertos
  • /
  • Gritando en silencio se despide de Barcelona con una gran noche de rock n roll

Gritando en silencio se despide de Barcelona con una gran noche de rock n roll

Gritando en silencio dieron una lección sobre el escenario de que hay talento y joven, que como decía el título de aquel disco de platero (no la canción), “Hay mucho rock n roll”.

Hoy día se oye decir que el rock pasó de moda, que pocos grupos continúan con el talento y dedicación de los de antes o que los grupos así están muertos, el pasado sábado se demostró que ni mucho menos, con una sala a casi llenar se disfrutó de una gran dosis de rock n roll a cabo de 3 jóvenes bandas.

La primera banda en salir fue Ekko, la banda jugaba en casa y tenía que ganarse un nuevo público que para ellos era desconocido y después de la actuación seguro que más de uno se unió al seguimiento de la banda. Con un rock al más puro estilo “Marea”, “Gritando en silencio” o similares el grupo conseguía hacerse hueco entre el público. Se encontraban en presentación de su álbum “Día cero”, fueron las canciones de ese nuevo
lanzamiento las que fueron sonando y desgranándose poco a poco sobre el escenario. “No existe el miedo” fue un claro ejemplo de temas con los que conseguían captar la atención del público existente, seguidamente movieron al público de la sala haciendo que todos se lanzaran a dar palmas para acompañar el siguiente tema.

Ekko sobre el escenario con una sala con bastante afluencia de público

Destacar la gran afluencia de público para ser la primera banda de la noche, da gusto ver a gente que desde el principio se encuentre al principio del cañón con bandas no tan conocidas. Marcos Molina (Cantante de gritando en silencio) subió al escenario junto a la banda para acompañarles en una canción, un toque distinto que aunque tuviera que leer la letra mientras cantaba supo hacer esa contribución. Hora de despedidas y la banda se despedía de la noche con “Día cero”, canción que da título a su último trabajo. Sin duda una actuación que consiguió llamar la atención de muchos con su rock más callejero, darán mucho que hablar, habrá que seguirles de cerca.

Los segundos en salir fueron Whisky Caravan, la propia banda subió a conectarse y “a pelo” y sin introducciones empezaron a actuar. Con los 5 sobre el escenario y con una acústica por parte del cantante comenzaban la presentación sobre el escenario de su último trabajo “Lo que nunca encontraré”.  Con su estilo muy parecido a lo que podía ser “Heroes del silencio” intentaban hacerse un hueco entre el público de la sala y aunque había gente que si respondía otros muchos desconectaban del concierto. Más que debido al sonido del grupo quizá más debido a la concordancia de estilos, la banda anterior daba un rock más parecido al que se iba a ver a la noche mientras que aquí era un rock como lo dicho anteriormente, más distinto.

Whisky Caravan sobre el escenario

Tras un agradecimiento de la banda por la respuesta del público para ser la primera vez que pisan Barcelona tocan “Siguen buscando”, canción clave de la noche.  A las 21:45 finaliza su actuación con la típica foto de final del concierto, como se ha dicho anteriormente una actuación tapada quizá por la falta de concordancia de estilos y un sitio frío para la joven banda, habrá que intentar verles en otra situación.

Turno para los cabezas de la noche, Gritando en silencio salían a despedirse de Barcelona, sin introducción ni nada a las 22:00 de la noche comenzaban a tocar y, a la primera nota la guitarra de Marcos dice adiós, cambio de guitarra y a seguir hacia delante. Los problemas de sonido seguirían toda la noche y es que a la segunda canción era el ampli de Jorge quien decía adiós, iba fallando desconectándose y conectándose solo, intentaron sobrellevarlo como pudieron. “Mírame desnudo”, “Estaré en el bar”, “Despojos de un poeta” fueron los primeros temas que sonaron en la sala. Gran afluencia de público desde el inicio del concierto, con gente que desde el primer momento se metió en el concierto y que dio hasta la última fuerza en cantar y saltar con las canciones de la banda.

Gritando en silencio sobre el escenario

Poco a poco se fueron desgranando los temas de los 3 discos de la banda, “Dos semanas y un domingo”, “Alma de blues”, “Entre tus piernas”, entre otras fueron sonando, aunque con problemas de sonido se iban sobreponiendo y poniendo más leña al fuego para compensar esa falta por la otra parte, como ellos mismos dijeron “Cuando un concierto tiene esas dificultades es que va a ser bueno”.  Uno de los momentos claves del concierto fue el momento romántico con “A la luz de una sonrisa”, de los primeros temas de la banda que se conoció y se notaba por parte del público. “Sueños rotos”, “Perdedores en la lluvia” o “Vértigo” fueron algunas de las canciones que siguieron sonando, la banda daba sobre el escenario una lección de auténtico rock n roll, era un cierto parecido a los antiguos conciertos de platero, buen rollo reinante sobre el escenario y comunicación con el público.

Marcos Molina junto a Miguel en el escenario

El momento más reivindicativo llegaba con “A las armas”, tema de su último trabajo donde se anima a la gente a levantarse de su comodidad para luchar por tus derechos, “No quiero paz quiero la guerra o la libertad”, interpretación impecable del tema sobre el escenario.  Llegaba la recta final del concierto con la dedicación al público fiel con “Va por vosotros”, canción de la banda dedicada a todos los asistentes del concierto. Agradeciendo a la sala por dejar que se pasen del tiempo establecido finalizaban el concierto con “Rock n roll de Barrabás”, canción que tocaron con Whisky Caravan en el escenario. Así finalizaba último concierto de la gira de Gritando en silencio en Barcelona, concierto inolvidable que hizo las delicias del público asistente aunque faltaran algunos temas quizá importantes (Poe ejemplo “¿Dónde te has quedado?” o “Gritando en silencio”).

Y daba por finalizada la noche de rock en la sala Bóveda de Barcelona, noche de fiesta, despedidas y nuevos conocimientos, sin duda acabó siendo un gran evento donde Ekko, Whisky Caravan y Gritando en silencio dieron una lección sobre el escenario de que hay talento y joven, que como decía el título de aquel disco de platero (no la canción), “Hay mucho rock n roll”.

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1