Komentarios

Entrevistamos a Mike Lepond de SYMPHONY X

Entrevistamos a Mike Lepond de SYMPHONY X

Symphony X, una de las bandas más importantes que ha dado el metal progresivo, han vuelto a España después de 5 años presentando su disco “Underworld”. Tuvimos la suerte y gran placer de conocer a su bajista Mike Lepond, uno de los pocos músicos que quedan con los pies 100% en la tierra y uno de los más humildes con los que nos hemos topado hasta ahora. Durante la charla que tuvimos en su autobús de gira nos pudo explicar con detenimiento acerca de su historia en la banda, y de su carrera en solitario.

¡Hola Mike! ¡Gracias por tu tiempo! Feliz cumpleaños por cierto, sé que fue la semana pasada, ¿Cómo fue? ¿Tuviste algo de tiempo libre para celebrarlo?
Bueno, justo el día de mi cumpleaños teníamos el día libre así que la banda y yo fuimos a cenar juntos y fue muy bien, como una familia, la familia de gira. Estábamos en algún sitio del Reino Unido, no recuerdo dónde porque toda esta gira está siendo como un sueño.

Hoy es vuestra primera fecha en España después de 5 años. ¿Cómo se siente al estar de vuelta?
Es genial volver a España, siempre tenemos muy buenos shows aquí. Nuestros fans son tan leales aquí que siguen viniendo y nos apoyan muchísimo. Estamos muy emocionados de tocar aquí porque los conciertos se llenan de energía y los fans tienen mucha pasión.

Estáis de vuelta con “Underworld” (un álbum brillante debo decir) que sacasteis el año pasado. Es increíble porque apenas he podido encontrar una mala crítica sobre él, de hecho es muy difícil encontrar críticas malas sobre ninguno de vuestros discos. ¿Qué es lo primero que sentiste al escuchar este último álbum?
Hubo un momento en el que estábamos a punto de tener las canciones terminadas y cuando pudimos ver cómo iba a sonar, sabíamos que teníamos algo muy especial. Estábamos muy emocionados ya que queríamos sacar el disco lo antes posible. Creo que es uno de nuestros mejores álbumes y justo como dices, la prensa nos ha dado críticas fantásticas y lo que es genial de este disco es que le gusta tanto a nuestros nuevos fans como a nuestros antiguos fans porque tiene elementos de nuestro viejo y nuevo sonido así que creo que hemos encontrado el punto exacto donde queríamos estar, allí donde tener a todo el mundo. Hasta ahora el tour está siendo increíble, los fans están respondiendo a las nuevas canciones… se vuelven locos.

Symphony X es una banda que siempre ha estado ahí cuando la gente habla metal progresivo, sois como un icono. ¿Qué tipo de evolución has visto en la banda desde que te unieras en 1999?
Me uní en 1999 y por aquel entonces se nos definía totalmente como una banda de metal progresivo/sinfónico, aunque desde aquel tiempo nos ido volviendo más “heavy”. Cada álbum parece ser más duro que el anterior y aunque a algunos de nuestro antiguos fans no les haya gustado, hemos ido consiguiendo nuevos fans por el otro lado. El último disco anterior a “Underworld”, se llamó “Iconoclast” y ese fue el disco más “heavy” que hemos hecho nunca, en mi opinión era demasiado duro para Symphony X. Me encantó el álbum pero creo que quizás fue demasiado para nosotros así que con “Underworld” hemos retrocedido un poco y como he comentado estamos muy felices con cómo estamos ahora mismo.

Mike-Lepond-2

Quisiera echar un poco un vistazo atrás y me gustaría preguntarte sobre el proceso de tu entrada en la banda.
Oh, nunca lo olvidaré.

¿Qué hacías por aquel entonces?
En los 90 era un músico en apuros que vivía en Nueva Jersey, Estados Unidos, y tocaba en bandas locales de hard rock y heavy metal.
Nunca antes había tocado en una banda progresiva. La banda anterior a Symphony era una mezcla entre Tesla y Skid Row, un poco como Whitesnake. De hecho te tengo que enviar algo para que lo escuches porque creo que te gustará.
Así que, yo era un músico en apuros y solía ir al típico bar heavy local donde todos solíamos ir cada fin de semana y conocía a un chico que conocía a Symphony y un día me dijo “Symphony X están buscando bajista, ¡serías perfecto”, así que yo dije “¡Vale!”.

¿Pero si estabas en una banda tipo Tesla, en qué momento se le ocurrió al tipo que tu serías la persona adecuada?
Esa es una muy buena pregunta. Él sabía que yo podía tocar… bueno, él pensaba que yo podía tocar muy bien. Yo no estaba familiarizado con Symphony X pero sabía que eran populares en Europa y también sabía que por aquel entonces tenían cosas entre manos así que hicieron que Michael Romeo me llamara, hablamos por teléfono y me dijo “hey, ¿quieres venir para una audición?”, así que yo le respondí “vale, envíame algunas canciones que quieras que aprenda”. Yo era un músico de blues, de hard rock, y cuando me envió el disco de “The Divine Wings of Tragedy” y lo escuché me dije “¿Cómo puede alguien tocar esto? ¡Esto es una locura! ¡Esto no es Dokken!”.
En ese momento, me miré al espejo y me dije “o te pones a hacer esto, o cuelgas el bajo y te pones a trabajar como basurero o lo que sea”, así que dije “lo voy a hacer”. Cerré la puerta de mi habitación y practiqué durante horas y horas, y sin parar.

¿Por cuánto tiempo practicaste?
Creo que tuve dos semanas para aprenderme tres canciones de aquel álbum. Practiqué tanto… hasta que llegó el día de la audición.
Nunca pensé que conseguiría el trabajo, pensaba que las canciones eran demasiado difíciles para mí, pero haría lo que pudiera y conocería a los chicos de Symphony X y al menos podría decir a todo el mundo que hice una audición para ellos. Así que llegué a la audición, abrí la puerta y todo estaba en silencio, así que pensé “mmm…vale…”, cogí el bajo y empezamos a tocar “Of Sins and Shadows”. Mientras iba tocando pensaba “hey, lo estoy haciendo bien. ¡Puedo seguir a estos tíos!”, ellos iban tocando y yo estaba allí haciéndolo bien. Cuando terminó la canción, estabas todos en plan “vale, ¡este tío sabe tocar!”, así que fuimos a por la segunda canción “The Accolade” y luego con “Medusa” también sentí que lo hice bien.  Después de tocar esas tres canciones Michael Romeo me dijo “vale, ven un segundo”, y yo pensaba que me iba a decir algo del tipo “vale, mejor que te vayas a casa”, pero en lugar de eso me dijo “lo has hecho muy bien, ¿puedes salir de gira?”, a lo que yo respondí “¡Claro!”. Para abreviar un poco, fui a una segunda audición y tocamos algunas canciones del “Twilight in Olympus” y la verdad es que lo hice mejor porque me sentía más seguro y por abreviar un poco más, pasé de ser un músico en apuros que tocaba delante del camarero y su novia a tocar en Sao Paulo (Brasil) delante de mil personas. Fue un sueño hecho realidad, como en la película Rockstar.

¿Es duro mantener una banda viva hoy en día? Ya sabes, la era digital, la gente ya no compras discos como antes a menos que sean un Metallica o un Iron Maiden… ¿es duro incluso para una banda como vosotros?
Las bandas han sido duramente golpeadas porque hoy en día mucha gente lo único que hace es “robar” tu música. La única manera de hacer dinero es haciendo giras, y muchas bandas no tienen recursos económicos para ello ya que no traen suficientes personas a los conciertos, pierden dinero, y no pueden volver a hacerlo. Además, internet es tan grande… tienes a bandas como Megadeth y tienes a bandas que no has escuchado en tu vida, todas en internet luchando por la atención del público y siempre buscando maneras creativas con tal de llamar la atención y destacar. También con las descargas ilegales las pequeñas compañías de discos se están viendo obligadas a cerrar así que sólo quedan las grandes. Es muy duro pero por otra parte estoy contento de que haya páginas de crowdfunding como GoFundMe, Kickstarter… yo pude grabar mi primer disco en solitario gracias a Kickstarter así que algo así ayuda, pero son muchos retos.

Lleváis juntos 20 años. ¿Cuál es el secreto para manteneros juntos? Muchas bandas, ya sabes, cambian constantemente sus formaciones.
Estar en una banda es como un matrimonio. Estás con los chicos durante meses y un día uno está de mal humor, otro día lo está otro, hay discusiones, pero tienes que aprender a trabajar eso para solucionarlo, hablarlo y darte cuenta de que lo que tienes es muy especial. Si vas por tu lado no vas a ser nunca tan grande como Symphony X. Si dejo Symphony X no tendré un autobús de gira, tendré una camioneta, por eso tienes que tener las cosas claras. Symphony X en 20 años ha construido una legión de fans enorme y sabemos que no vamos a dejar que nada se interponga en nuestro camino, así que cada vez que tenemos un problema lo hablamos, lo solucionamos y al final todos acabamos siendo como hermanos.

Hablemos de tu proyecto en solitario “Silent Assassins”. ¿Cuándo y por qué elegiste ese nombre para tu primer disco?
Esa es una muy buena pregunta. “Silent Assassins” tiene dos significados: el primero seria cuando pensé “¿Cómo debería llamar a este proyecto? No lo quiero llamar Mike Lepond, ¡eso es estúpido! ¡No mola! No lo quiero llamar Mike Lepond Y Amigos, suena a Disney”.

Mike-Lepond¿Así que no tenías la portada en mente? Porque tiene bastante que ver con el nombre.
Eso viene después. Me dije “¿Qué nombre puedo escoger que signifique lo mismo que Mie Lepond Y Amigos? ¡Qué tal mis asesinos! ¡Mis silenciosos asesinos!” ¡Nadie sabe realmente quiénes son, son silenciosos, y son mis asesinos! ¡Tocan conmigo! Es una mejor manera de llamar a mis amigos así que ese sería el primero significado.
El segundo significado es porque hay una canción en el disco que se llama también “Silent Assassins”, y en mi mente esos asesinos eran los guerreros que iban escondidos dentro del caballo de Troya. Eran asesinos, silenciosos y se escondía para salir en cualquier momento de la noche. Así que esos dos serían los significados.

¿Cuándo empezaste a componer ya sabías quien iba a tocar cada instrumento y quien iba a cantar?
Como era un proyecto tan grande y tenía que hacerlo todo yo, la única manera de hacerlo era de canción en canción, de una en una, así que lo primero que quise hacer fue componer todas las canciones y una vez las tuve ya dije “vale, quien va a tocar esto”. Michael Romeo me dijo que porque no programaba la batería, que él mismo lo haría y así no tendríamos que buscar a ningún batería, así que enseguida pensé “perfecto, un problema resuelto”.
Después decidí grabar yo mismo la guitarra rítmica y si no podía con algo ya sabía que Michael Romeo podía hacerlo por mí. Luego vino el tema de la voz, cuando dije “vale, quien va a cantar, es lo más importante”, y como conocía a Alan Tecchio de hacía unos cuantos años porque estaba muy presente en la escena de New Jersey, su voz me parecía perfecta porque podía desde chillar hasta cantar una balada y pensé “wow, lo quiero”, así que escuchó las canciones e hizo un magnífico trabajo.
Para el tema de la guitarra solista tuve a mi buen amigo Metal Mike Chlasciak que también vivía en New Jersey. Todos estos músicos vivían cerca de mi casa así que podíamos ir juntos al estudio, quería poder tener a todo el mundo cerca para poder estar encima del proyecto.

Así que lo compusiste TODO: la música, las letras…
Compuse la música, escribí las letras y también compuse la melodía de la voz.

¿Cuánto tiempo te llevó todo esto?
Me llevó tres años. Cuando estábamos de gira con “Iconoclast” me levantaba el primero en el autobús y me ponía a escribir. Tenía mi libro de historia conmigo e iba escribiendo las letras, las pasaba al ordenador y luego cogía la guitarra. La gira con “Iconoclast” duró casi dos años así que compuse todas las canciones y cuando la gira terminó ya estaba listo para grabar.

¿De qué manera te ayudó Michael Romeo?
Michael Romeo me ayudó tanto porque programó la batería y confudió a muchos baterías. Muchos me venían preguntando “¿Quién toca?” y yo estaba en plan “nadie”. También tocó el teclado y me dio esa orquestación a lo Symphony X que quedó genial,  también tocó la guitarra solista y también grabó todos los instrumentos. No hubiera podido hacerlo sin él.

He leído algunas entrevistas y en ellas dices que querías un álbum que incluyera heavy metal clásico ya que es lo que realmente siempre has amado. ¿Cómo te sentiste pasando de componer con una banda a hacerlo todo tu querías? ¿Pros y contras?
En Symphony X, Michael Romeo compone casi todo y luego nos envía una demo para que añadamos nuestras ideas y entonces es cuando se convierte en una canción de Symphony X, y en este caso tuve que hacerlo yo todo así que fue muy muy difícil. Aprendí mucho de Michael Romeo a la hora de componer, como realmente coger una canción y sacar lo mejor de ella. Mi primer amor siempre fue el heavy metal clásico: Judas Priest, Iron Maiden, Megadeth y todo eso, así siempre quise hacer algo así. Mi idea era tener riffs de la antigua escuela y con esa actitud, ero añadiendo la orquestación y la producción que tenemos hoy en día. Con la voz de Alan tan heavy metal, en mi cabeza ya tenía en mente esa frescura y esa emoción así que lo hice todo poco a poco: un día la batería, otro día la voz, otro la guitarra y de repente lo tenía todo hecho. Cuando vi la portada pensé “no puedo creer que esté terminado, debo estar loco”.

¿Estás contento con la respuesta de los fans? ¿Qué expectativas tenías?
Tenía miedo porque los fans de Symphony X siempre esperan cierto nivel de excelencia, esperan genialidad, así que no sabía cómo reaccionarían con un álbum tan heavy metal, pero estaba muy contento porque tanto a los fans del metal progresivo como los fans de Symphony X les encantó. Creo que a los fans de Symphony X les gustó porque quizás no sea un álbum progresivo, pero tiene ese toque Symphony X con esa orquestación, las voces y la producción. Después seguramente a los fans que son más de Gammaray o bandas de ese estilo, les gustó por ser un estilo de heavy metal tan directo y tan de la vieja escuela…  así que obtuve buenas críticas de todos los tipos de fans que puedes esperar y fue increíble.

¿Crees que habrá oportunidad de escuchar algunas de esas canciones en directo algún día?
Ese es mi sueño, traer “Silent Assassins” aquí, y si pudiera encontrarle salida económicamente hablando me encantaría hacerlo. Sería duro porque no tendría este autobús de gira, tendríamos una pequeña furgoneta, tu serias la conductora, tu (Roger) serías el técnico de luces… pero sería algo increíble para mí poder tocar canciones que he escrito en mi habitación delante de la gente, me encantaría hacerlo y estoy hablando con distintos promotores para ver si es posible.

He querido añadir una pregunta porque ayer estuvimos hablando sobre Erzsebet Bathory y me dijiste que tenías una canción sobre ella. ¿Vas a grabarla? ¿Tienes pensado sacar otro disco en solitario?
Esa es la última canción que he compuesto, se llama “Lady Bathory” y es todo sobre ella. Escribí esa canción hace tan sólo unos meses pero ya había empezado a grabar mi segundo álbum en solitario. Así que ya te puedo contar, porque eres una de las chicas más geniales que he conocido, ya te puedo contar que ya hemos terminado de grabar la batería, Michael Romeo lo hizo de nuevo, Dios le bendiga, y justo antes de venir a Europa terminamos de grabar la guitarra rítmica.
Así que estoy trabajando en mi segundo disco, se llamará “Pond and Prophecy” y habrá una canción de 21 minutos, que será una canción larga desde la perspectiva del estilo heavy metal. No sé si hay muchas bandas heavys que hagan canciones tan largas pero quería probar. Con la gira de Symphony X no tendré mucho tiempo de trabajar en él pero espero poder sacarlo a finales de este año o a principios del que viene.

¿Qué canción te hizo enamorarte del heavy metal?
Cuando tenía 13 años mi padre me llevó a ver Kiss en New York City, ¡y eso fue muy grande! Cuando pienso en cómo pensaba yo con 13 años viendo esas explosiones, Gene Simmons escupiendo fuego, volando… después de eso quise ser una estrella del rock. Mientras crecía fui descubriendo a Black Sabbath, Iron Maiden, Judas Priest… y empecé a aprender de todos esos bajistas, y seguí, y seguí, y si alguien me hubiera dicho 20 años atrás que estaría aquí le hubiera dicho “muy loco” (en español).

¿Cuál es tu canción preferida de Symphony X?
Bueno va cambiando… cada tanto cambia.

¿De cuál te sentirías más orgulloso?
Ahora mismo diría que mi canción favorita es del nuevo disco. Me gusta… no recuerdo que número es pero se llama “In My Darkest Hour”. Mola, y tiene un aire quizás a Medageth, y realmente me gusta mucho el estribillo y el resultado general, así que esa sería mi canción preferida. La canción de la cual me siento más orgulloso es probablemente “The Odyssey” porque es como una aventura y es algo a la gente incluso les emociona hasta el punto de llorar.

(Entrevista: Yadira / Fotos: Roger Navarro)

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1