Komentarios

Crónica de KATAKLYSM + HYPOCRISY + THE SPIRIT

Death… is just the beginning es el nombre con el que Nuclear Blast sacó siete recopilatorios desde 1990 hasta 2002, sin añadir las diferentes reediciones, cassettes, VHS y DVD. Época en la que las nuevas tecnologías no lo invadían todo y así conocíamos nuevas bandas.

De repente, Nuclear Blast nos sorprende por todo lo alto con una octava edición: Death is just the beginning MMXVIII. Este lanzamiento lo hace añadiendo rarezas, versiones o reediciones; y de él nace la gira con el mismo nombre que presenciamos en Razmatazz 2 el pasado 1 de noviembre.

Abren el evento los alemanes The Spirit, ejecutan bien sus temas, sin embargo, el sonido es plano, perdiendo la fuerza que tienen sus canciones en estudio. 35/40 minutos sintiendo un “falta algo”, “está a punto”, pero no… No decepcionaron en su calidad de músicos, pero se podría haber aprovechado mejor esta ocasión, este grupo es mejor de lo que aquí se vió.

A destacar: The Clouds of Damnation.

Turno para los tan esperados Hypocrisy. El simple hecho de hacer presencia Peter Tägtgren ya es un shock emocional, no se han dejado ver mucho en directo estos últimos años (exactamente cuatro), y los metaleros de la vieja escuela le adoramos. Pasan los años pero su presencia sigue siendo magnífica.

Comienzan con Fractured Millennium, todos analizamos si han perdido algo de lo que han sido, en absoluto, firmemente demuestran que aunque haya etapas de silencio con Hypocrisy, vamos a seguir teniendo grupo por muchos años más, sentimiento de respeto y amor, tenemos delante un pilar del death melódico.

Tercer tema: End of Disclosure, impecable, potente… Cinco años han pasado de éste último álbum, esperamos ansiosos el próximo.

Deslumbró Fire in the Sky, dentro de los registros vocales de Peter, la entrada de la voz para este tema es el sonido más cautivador de este vocalista, similar a un coche frenando al máximo durante más de diez segundos, preciosos agudos mantenidos que le caracterizan. Sonido instrumental recogido, unido, todo en la misma dirección, lo que viene a ser una composición bien armonizada, acabando en un bucle musical.

Dejan para el penúltimo tema The Final Chapter, acogedor comienzo de batería con recorrido matizando timbales, bajo sólo para remarcar discretamente el golpe fuerte del ritmo, se une a la cuarta vuelta la guitarra con notas mantenidas a pulso de semicorchea para compás de cuatro por cuatro. Cuatro vueltas más, redobles, entrada de voz a la manera Peter Tägtgren, al unísono con el ride… ¡ESPLENDOR! Definitivamente esto es Hypocrisy.

Se despiden con Rosewell 47, estandarte de Hypocrisy, subidón para los fans, es el momento más esperado. Admiración para los delays vocales en las palabras “forever” y “47”. ¡Sublime!

Pasamos a Katakysm, otra de las bandas referentes de la escena que se ha ido haciendo hueco ganando reconocidos premios, aunque no a todos el estilo nos termina de calar, toques yanquis (mucho fuck you), sonidos predecibles, desde hace muchos años parece como si los temas salieran de una fábrica en cadena con los mismos patrones, al estilo Ford. Esto mismo es lo que pasó en el concierto, al terminar nos quedamos con la sensación de haber escuchado un único tema cuya duración fue aproximadamente de una hora y media. Eso sí, el mejor sonido de los tres grupos, limpio, brillante, compacto, perfecto, reconoces a la primera cada una de las líneas que reproducen los instrumentos. Destacando la batería.

 

Empiezan con Narcisst, de su último albúm. Tenía pinta de que lo promocionarían más, sonaron de este disco: Guillotine, Outsider y And then I Saw Blood, cuatro de quince.

Al cabo de unos temas tuvimos un desfile de crowdsurfing, éstos, al llegar a los pies del escenario, la propia banda les entregaba una cerveza, a los dos primeros de cristal y los siguientes en lata, obvio salían con ella en vaso de plástico, con cara de triunfo.

Público en general satisfecho. Nos dejaron algún que otro clásico: Fire, Thy Serpent’s Tongue, In Shadows and Dust o Like Animals. Reservando para el final: At the Edge of the World.

Una buena selección de tracks si tenemos en cuenta que ya cargan una extensa discografía.

Finaliza el concierto y volvemos a sentirnos mortales: Death… is just the end.

Fátima Antón

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1