Komentarios

Crónica de GHOST y Zombie en Barcelona

Crónica de GHOST y Zombie en Barcelona. Noche de contrastes sin duda, donde los más puristas no acaban de salir convencidos y los más “tolerantes” a las exploraciones, más allá de los guiones sintieron que sus expectativas quedaron más que cubiertas. Por h o por el concierto estaba en boca de todos.
Una hora antes, una larga cola de media manzana, esperaba la apertura de puertas para poder estar en las primeras filas de este oficio misal de jueves santo, oficiada por el papa Emeritus III.
Antes de Ghost, actuaron Zombie, desconocida para mí con una apuesta instrumental. Una guitarra, batería y samplers sería el resumen. Música lineal a base de ritmos marcados que no comulga con mi estilo. Poca atención la que captó ya que muchos asistentes se dedicaban a intercambiar impresiones con los vecinos.

Después de esta actuación, saltaron los integrantes de GHOST de uno en uno después de la melodía monacal para recibir a los emisarios de la religión “popestar” y empezar con luces tenues azuladas al ritmo de “Square Hammer” con el papa bajando por la escalinata del escenario donde a derecha e izquierda se situaban la batería y los teclados.
“From the Pinnacle to the Pit” fue la elegida para continuar el show y empezar a inundar el escenario de humo para dar el ambiento místico que el tema requiere. Sin duda, la tónica general llegados a este punto, era ya de disfrute, a juzgar por las caras del publico quien entonó la mayoría de las canciones, como, por ejemplo, “Secular Haze”.
Sin duda, uno de los éxitos de Ghost, es la pompa y el espectáculo. Por el montaje, juego de luces, movimientos, atuendos y los movimientos teatrales y efectistas de “papa”. Engalanado como lo que representa, cabecilla de una congregación que toma la batuta y como buen maestro de ceremonias. Muestra de ellos, primer sermón, con un botafumiero para purificar las negras almas que acudían a la misa este jueves santo de 2017.

A parte de esta, hubo dos paradas para dar el sermón uno de ellos con tres monjas icluidas. Quizá demasiado largos y poco comprensibles por una de las faltas de la velada, el sonido. Volumen bajo que imposibilitó entender que decía, al menos desde las posiciones laterales.
Uno de los momentos de más agitación fue el momento de recibir “Conclavi con Dio” y la archiconocido por “Per Aspera Ad inferni”. Sin duda Ghost es sabedor qué tema interpretar en cada momento y cuáles son los mejores recibidos y este momento fue uno de esos que ponen las salas patas arriba.
“Body & Blood” y “Devil Church” fueron las dos últimas con el atuendo canónigos y se convirtió en un mimo laico, donde la máscara blanca y sus guantes blancos junto a su vestido negro, daban un aspecto más cercano al cabaret que a un sacerdote.
Con este nuevo atuendo empezó “Cirice” y la famosa intro “Satanás, Lucifer, Belcebú” para recibir a “Year Zero” una de las más aclamadas, y como hacía hace unos cuantos temas, altamente cantada por el público. Momento romántico, la balada, que, igual que a mi vecina de concierto gustó y mucho “He Is” interpretada en un tono íntimo y romántico con carga sentimental.
Sin darnos cuenta y con tan solo 1 hora de concierto ya habían interpretado tres cuartas partes del setlist incluidos dos discursos. Quizá poco tiempo para un concierto, que digamos el costo fue ligeramente superior al resto y con un telonero que pasó sin pena de gloria por la grande de Razzmatazz.
Para seguir y encarar la recta final de la velada “Absolution” y “Mummy Dist” de su último trabajo “Meliora” con casi dos años de vida, precedieron a “Ghule / Zombie Queen” esta vez, rescatado del “Infestissumam” convertido ya en un clásico imperdible para aderezar el concierto y dejar buena buen sabor de boca.
Otra parrafada al canto, confeti que olía a despedida y “Ritual” comenzando para cerrar su trabajo son “Monstrance”. Y sí, no ha sido pereza, he escrito todo lo sucedido no me he dejado la mitad del concierto sin referir. En una hora y veinte minutos se encendieron las luces de la sala.
En líneas generales buen concierto ya que el cometido general suele ser divertir y hacer felices a los asistentes y viendo la actitud durante la actuación, ese se consiguió. Siendo un poco objetivos, un poco corto y con volumen bajo y un sonido que podría ser mejorado, no tanto así el excelente juego de luces y puestas en escena. Luces y sombras que junto a ciertos puntos mejorables sobre la música de Ghost hagan que el grupo no esté situado en las primeras posiciones como sí lo están otras bandas de relativa creciente creación. Supongo que con un leve giro de tuerca el pequeño salto cualitativo será palpable.

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1