Komentarios

  • Home
  • /
  • Crónicas
  • /
  • Crónica del concierto de MARILLION en la sala Barts de Barcelona

Crónica del concierto de MARILLION en la sala Barts de Barcelona

Crónica del concierto de MARILLION en la sala Barts de Barcelona

4

MARILLION.  11/07/2016.  SALA BARTS.

                           E   S   P   E   C   T   A   C   U   L   A   R   E   S    !   !   !

Si señores, espectaculares, soberbios, magistrales, geniales, elijan ustedes la palabra que les más les guste porque, ante todo, lo que quedó claro el lunes por la noche, en la resultona y abarrotada sala Barts de Barcelona con la actuación de los británicos Marillion, es que cualquiera de ellas me parece que se quedan cortas y no hacen justicia a la hora de calificar el grandioso espectáculo que regalaron a nuestras vistas y oídos.

Era la primera vez que he creído conveniente asistir a uno de sus shows para verles en directo, a pesar de que durante su larga trayectoria ha habido épocas en las que su música me había atraído lo suficiente como para haberlo hecho ya con anterioridad, y tengo que reconocer que la experiencia ha sido más que satisfactoria y gratificante.

11

Sin duda Marillion siguen siendo y siempre serán una de las grandes bandas de lo que anteriormente llamábamos Rock Sinfónico y ahora denominamos, parece que de manera más cool, Rock Progresivo o sencillamente Prog.

Pero antes de entrar y contarles lo que fue su actuación en sí, me gustaría, como ya viene siendo habitual, hablarles un poco de la banda.

Formados en el año 1979 en Aylesbury, Buckinghamshire, Inglaterra, desde que se produjo su estreno discográfico, en el año 1982, su carrera siempre ha gozado del reconocimiento de los seguidores del género y ha estado plagada de unos éxitos difíciles de rebatir.

5

Dieciocho grabaciones en estudio y más de quince millones de discos vendidos creo que son datos suficientemente significativos y un claro aval, al alcance sólo de esos pocos grupos a los que solemos calificar como de “elegidos”, para una formación que ya acarrea a sus espaldas con la friolera de casi cuarenta años de historia.

Y si además tenemos en cuenta que durante este largo periodo de tiempo han tenido que sobreponerse y sortear los prácticamente infranqueables obstáculos de, primero, la fuga de su cantante y uno de sus líderes, el  carismático y muy particular Fish, y segundo, la salvaje crisis que sufrió la música en general a finales de los años noventa, creo que su exitosa y laureada trayectoria esta más que plenamente justificada.

Su andadura, inevitablemente siempre considerada o divida en dos épocas, la pre y la post Fish, como ya hemos dicho tuvo su inicio en el año 1979 bajo el nombre de “Silmarillion”, en honor al libro de J. R. R. Tolkien, pero no sería hasta 1981, con el cambio de nombre y la entrada del cantante y el bajista William Minnitt, cuando realmente comenzó a adquirir una cierta relevancia.

3

Claramente influenciados por la música y los estilos de Genesis, Yes, Pink Floyd, Rush, Queen o Van der Graaf Generator, graban un inicial sencillo en 1982 que dará pie a las posteriormente ediciones de su primer larga duración, “Script For a Jester’s Tear” en 1983, y, siempre contando con Fish en sus filas, de “Fugazi” en 1984, del directo “Real to Reel” también en 1984 y de “Misplaced Childhood” en 1985.

La apertura de su música hacia derroteros menos oscuros y progresivos, con baladas Rock orientadas hacia la radiodifusión, significó unos éxitos y un reconocimiento cada vez más notable y un claro ascenso en su popularidad.

Con el álbum “Clutching at Straws”, de 1987, el sonido de la banda regresa de nuevo a ese lado más oscuro, aunque esto no supuso ninguna merma ni en sus éxitos ni en sus ventas, pero ante la disconformidad con los planes de futuro que el manager tenía previstos para Marillion y en total desacuerdo con los porcentajes y beneficios que éste estaba logrando a costa de ellos, con el beneplácito del resto de los componentes, un descontento Fish decide abandonar definitivamente la formación.

9

Aunque con el paso de los años las relaciones personales entre Fish y el resto de la banda han mejorado ostensiblemente, incluso llegaron a tocar juntos un tema en un gran festival, la por muchos soñada reunión de Marillion con todos los antiguos miembros sigue pareciendo del todo imposible a día de hoy.

Su marcha significo un duro mazazo en las aspiraciones de la banda, pero con la entrada de su sustituto, Steve Hogarth, empezaba lo que se ha llegado a denominar la “Era Hogarth”.

Steve Hogarth, ex-teclista y ocasional vocalista del grupo The Europeans, fue el encargado de sustituir a la personal y carismática figura de Fish y, aunque su anterior singladura estaba más ligada con la New Wave que con el Rock Progresivo, su acusada personalidad y registros vocales no supusieron problema alguno para que fuera aceptado con toda naturalidad por la mayoría de los cada vez más aumento seguidores y fans que la banda parecía tener tras sus pasos.

18

A pesar de que incluso hoy, veintisiete años después de su incorporación y habiendo demostrado más que sobradamente su valía e integración en la banda, el debate entre los seguidores y detractores de su persona sigue vigente y levantando ampollas.

Los álbumes “Seasons End” en 1989, donde tuvo que encajar sus letras en una canciones previamente compuestas todavía con Fish, y “Holidays in Eden” de 1991, con un enfoque excesivamente Pop que muchos seguidores no vieron con muy buenos ojos, fueron las primeras piedras donde se cimentaría lo que a la larga ha demostrado ser una coherente y exitosa carrera con catorce discos de estudio y diferentes directos en su haber.

“Brave” de 1994, aunque sin mucha repercusión en el momento de su aparición pero luego declarado como uno de los mejores discos de Rock Progresivo de los noventa, y “Afraid of Sunlight” de 1995, asimismo con poco éxito gracias a la prácticamente nula publicidad brindada por parte de su discográfica, son los dos últimos discos que grabarían para la todopoderosa multinacional EMI.

1

Ya en una nueva compañía, Castle Records, sus tres siguientes discos, “The Strange Engine” de 1997, “Radiation” de 1998 y “Marillion.com” de 1999 no lograron mejorar la de por otro lado estabilizada situación del grupo pues, a pesar de tener una más que enorme horda de fieles seguidores, los cuales nunca han dejado de adquirir sus discos, la promoción de sus trabajos brillaba por su ausencia y no era para nada la que la banda había previsto y estimaba oportuna.

Si hasta incluso tuvieron que financiar la gira de “The Strange Engine” gracias a las aportaciones, 60.000 dólares, recaudadas a través de Internet por sus incondicionales fans estadounidenses !!!

Y así, de esta peculiar manera, comenzó a gestarse una de las carreras musicales más y mejor relacionadas con los nuevos medios y la interacción que con sus seguidores hace posible Internet.

2

Su siguiente obra, “Anoraknophobia” publicada en el año 2001, es fruto de la petición del grupo a sus incondicionales para que estos pre-adquirieran el disco, antes incluso de entrar en el estudio para su registro.

La favorable y sorprendente repuesta no se hizo esperar, más de doce mil reservas obraron e hicieron posible lo que parecía un imposible milagro.

Con una situación totalmente distinta hasta la hasta ahora vivida, liberados de la carga económica que cualquier manager supone y habiendo logrado establecer un acuerdo con EMI para que ésta se encargara simplemente de la distribución sus discos, las ventas del mismo permitieron a Marillion afrontar con nuevos brios el futuro más inmediato.

21

“Marbles”, con más de dieciocho mil pedidos, siguió por el camino de las pre-ventas inaugurado con su anterior disco y esta nueva entrega fue publicada en el año 2004, ofreciéndolo en formato de doble CD únicamente a través de su web como señal de agradecimiento a sus fans, obteniendo un más que sonado éxito gracias a la intensa promoción que la propia banda se encargó de realizar.

A partir de ahí, con la banda viviendo posiblemente sus mejores y más felices momentos, siempre con la estrecha relación establecida con sus seguidores a través de las redes, vinieron “Somewhere Else” en 2007, “Happiness Is The Road” en 2008, el álbum de versiones acústicas de temas antiguos “Less Is More” de 2009, “Sounds That Can’t Be Made” de 2012 y “Fear (F*** Everyone And Run)” que esta previsto aparezca en septiembre de este mismo año.

13

Esta claro que pocas bandas han sabido sacar tanto y tan buen partido, habiendo logrado además fidelizar aún más si cabe a unos seguidores ya de por sí leales y acérrimos, de las innumerables oportunidades y ventajas que las nuevas tecnologías son capaces de brindar a todo el que quiera sumergirse en su vasto universo.

Un ejemplo y espejo donde mirarse a la hora de sobrevivir y desenvolverse en este extraño y cambiante mundo que nos ha tocado vivir.

Y después de contar muy por encima los pormenores de una peculiar y modélica carrera, vamos a lo que nos atañe, el concierto que realizaron el lunes pasado.

19

Aunque ya sabíamos que todas las localidades iban a ser de asiento, no es la primera ni será la última vez que esto ocurre con artistas de estas características, nunca dejará de sorprendernos, cuando entramos al espacio donde va a tener lugar la actuación, la solemnidad del aspecto que presenta la sala Barts con todos los asistentes alojados en sus butacas.

Con diez minutos de retraso sobre el horario previsto, a la nueve y diez de la noche, bajo el influjo de una tenue luz iban apareciendo en el escenario de la sala Barts, uno tras otro, tranquilos, relajados, los miembros de Marillion al son de las primeras notas de la extensa y ascendente “The Invisible Man”, de su disco “Marbles”.

10

Buen sonido, bellas proyecciones en la única pantalla que dominaba la parte trasera del escenario, una luces más que apropiadas para la ocasión……………..  Estaba claro que era su noche. Nuestra noche.

Y cuando hizo acto de presencia Steve Hogarth junto al resto de sus compañeros, con ovación de gala por parte del respetable, estas primeras apreciaciones no hicieron más que confirmarse.

Steve Hogarth a las voces, guitarra y teclado, Steve Rothery a la guitarra, Mark Kelly también a los teclados, Ian Mosley a la batería y percusión y Pete Trewavas al bajo.

17

Esta claro que más de una cosa han hecho bien a lo largo de toda su ya larga trayectoria, la disposición y el cariño que los fans les profesan no es fruto o flor de un día y esa singular y extraña afinidad que de forma tan reciproca logran compartir con sus fans, y digo extraña porque raras veces suele darse con tanta rotundidad y evidencia, es a buen seguro el resultado de su encomiable e incansable afán de superación y de largos y largos años de redomados esfuerzos para conseguir llegar a esta situación.

El show continuaba de manera excelsa con la grandilocuencia de “Three Minute Boy” del álbum “Radiation” y “The Great Escape” de “Brave”.

14

Hogarth, con sus sentidas interpretaciones y su explicita y dramática puesta en escena, es amo y señor de todo el escenario y su enorme trabajo tan sólo se ve un tanto ensombrecido, para pasar a un segundo plano, cuando Steve Rothery hace alarde de su enorme feeling y gran técnica.

“A Voice Fron The Past”, de “Somewhere Else”, “Power”, de su último trabajo editado hasta la fecha, “Sounds That Can’t Be Made”, y “Fantastic Place”, también de “Marbles” y con Hogarth sentado a su teclado situado en la parte central del escenario, fueron las encargadas, ya con la formación a pleno rendimiento, de continuar con el show.

12

Los aplausos y vítores de los asistentes al finalizar cada canción eran persistentes y constantes y eso parecía hacer feliz a la banda, Hogarth se mostraba encantado con el recibimiento y la reacción del público a todos y cada uno de los temas que el grupo interpretaba y hasta se tomo la licencia y se permitió bromear ante alguna petición y los comentarios de alguno de los asistentes.

Había llegado el turno de presentar la que será su nueva entrega, “Fear (F*** Everyone And Run)”, y el tema elegido fue la extensa “The New Kings”, que con sus cuatro partes, “Fuck Everyone And Run”, “Russia’s Locked Doors”, “A Scary Sky” y “Why Is Nothing Ever True ?”, y más de quince minutos de duración me atrevería a asegurar que no dejo a nadie impasible y descontento.

15

La estruendosa ovación y los cerrados aplausos, que se hacían cada vez más prolongados y ensordecedores, dieron con nota alta el visto bueno a lo que a buen seguro será de nuevo otro éxito más en una carrera ya repleta y cargada de ellos.

Creo que cabría destacar el clímax y los increíbles ambientes creados por la unión del trabajo de Mr. Kelly a los teclados, las proyecciones que tenían lugar en la pantalla de leds y la austera, por lo poco rimbombante, pero magnífica y adecuada iluminación que en todo momento parecía saber como ensalzar y dar un especial brillo a unas canciones ya de por sí magníficas.

7

“Goodbye To All That”, de “Brave”, “Afraid Of Sunlight”, “Quartz” de “Anoraknophobia” y “King”, también de “Afraid Of Sunlight”, nos acercaban al final del espectáculo con un respetable atento y disfrutando de cada una de las notas ejecutadas por sus ídolos, aunque a muchos les costase enormes esfuerzos permanecer pegados a sus asientos, pero a la vez agradecido y generoso a la hora de recompensar al grupo a la finalización de cada canción.

Y ya en la recta final pudimos disfrutar con lo que, en mi opinión, fue la guinda a un inmejorable, suculento y exquisito pastel, las fantásticas interpretaciones de  “Neverland”, de “Marbles”, las únicas concesiones a la “Era Fish” con “Kayleigh”, “Lavender” y “Bitter Suite”, las tres de “Misplaced Childhood”, y para finalizar y como broche de oro a casi dos horas y media de actuación, la excepcional y maratoniana “This Strange Engine”.

20

Aunque, como ya he dicho, Marillion nunca será un grupo que aparezca en el Top Ten de mis preferencias, su estilo no acaba de encajar entre mis esenciales prioridades, y a pesar de las varias críticas que a la finalización de su show expresaban algunos de sus más fieles seguidores, que ya los habían disfrutado anteriormente en innumerables ocasiones, en cuanto al excesivamente potente y poco claro sonido que lució la velada, tras verles en directo yo no puedo más que opinar que asistir a una de sus descargas es un auténtico placer y una experiencia única e irrepetible.

Sensacionales !!!

8

SETLIST:

The Invisible Man – Three Minute Boy – The Great Escape – A Voice From The Past – Power – Fantastic Place – The New Kings (Fuck Everyone and Run, Russia’s Locked Doors, A Scary Sky, Why Is Nothing Ever True ?) – Goodbye To All That – Agraid Of Sunlight – Quartz – King – Neverland – Bitter Suite – This Strange Engine.

16

Texto y Fotos: José A. Serrano

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1