Komentarios

  • Home
  • /
  • Crónicas
  • /
  • Crónica del concierto de BRUCE SPRINGSTEEN en Barcelona

Crónica del concierto de BRUCE SPRINGSTEEN en Barcelona

Crónica del concierto de BRUCE SPRINGSTEEN en Barcelona

7

BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND.  14/05/2016.  CAMP NOU.

Hacía ya casi cuatro años desde mi última experiencia con el señor Bruce Springsteen, más concretamente desde el concierto que protagonizara el 17 de Mayo del año 2012 en el Palacio Olímpico, y más de 35 desde que aterrizara por primera vez en territorio catalán aquel histórico 21 de Abril de 1981.

Sin duda ha pasado mucho, muchísimo tiempo desde aquellas lejanas fechas en las que “The Boss”, “El Jefe”, tuvo a bien presentarnos en directo en el Palacio Municipal de los Deportes de la Cuidad Condal el que a la postre significaría uno de los discos más importantes, emblemáticos y representativos de su obra, el siempre sensacional y emotivo “The River”.

Pero dejando a un lado los lógicos estragos y secuelas que el paso del tiempo haya podido causar en su banda, a las cuales él, desde luego, parece totalmente inmune, pocas cosas han cambiado en este “The River Tour” organizado con la loable intención de conmemorar, como ya hemos dicho, el aniversario de uno de sus discos más destacados.

9

Los fans de Bruce Frederick Joseph Springsteen, nacido en Long Branch, Nueva Jersey, un 23 de septiembre de 1949, siguen ahí, firmes y fieles a un ídolo, al que yo me atrevería ya a ascender a la categoría mitológica de Semidios, y a los actos de liturgia que representan todos sus conciertos en todas y cada una de sus visitas.

Unos de los reyes por antonomasia, como The Rolling Stones, de las citas multitudinarias y de éxito asegurado para grandes estadios y ante grandes y masivas audiencias.

Asistir a sus conciertos es para muchos como un acto de fe y devoción a, sin duda, una de las más grandes estrellas que podemos vislumbrar en el amplio espectro del firmamento del Rock.

11

Da igual, aunque la mayoría creo que lo preferimos, que venga acompañado de la E Street Band, que venga para presentarnos sus discos en solitario o que venga como visible estandarte de cualquier organización benéfica o con una banda de folk de acompañamiento, la mera figura de Bruce Springsteen tiene la suficiente solera, aval y garantía para bastarse sobradamente por si sola como reclamo multigeneracional y masivo.

Y dicho esto me gustaría, a modo de justificación después de tanto encomio y elogio y para que podamos acabar de entender la magnitud de lo que yo llamo el “Fenómeno Bruce”, profundizar un poco en la historia de este, me atrevería a decir, irrepetible personaje.

Nacido en el seno de una familia humilde, su padre, de ascendencia neerlandesa e irlandesa, era conductor de autobuses y su madre, con antepasados italianos, ejercía de secretaria, fue educado en un ambiente muy religioso bajo la moral católica.

5

Su personal e independiente carácter no pudo más que acarrearle numerosos y serios problemas haciendo inevitable que chocara de frente con la rígida y estricta moral de los diferentes colegios donde estudio y con muchos de sus sufridos compañeros.

Quizás el punto más álgido y representativo de esta problemática etapa fuese cuando renunció a su propia ceremonia de graduación.

Pero esta serie de conflictos e inconvenientes quedarían resueltos de un plumazo cuando vio actuar a Elvis Presley en el programa The Ed Sullivan Show y descubrió por que derroteros iba a discurrir su vida a partir de entonces.

No sin la ayuda de su madre, quien contribuyera inestimablemente a su futuro como músico y cantautor, posteriormente reflejaría esto en su tema homenaje “The Wish”, Bruce fue adentrándose en una vía sin retorno, en un mundo que ya nunca jamás abandonaría.

15

Desde que empezara a hacer sus primeros pinitos al frente de grupos como The Castiles, Earth o Dr. Zomm & The Sonic Boom en la década de los 60, hasta que finalmente diese con la compañía de Steve Van Zandt y Dany Federici para la formación Child, posteriormente rebautizada como Steel Mill, The Boss, apodado así por ser el encargado de percibir el pago de los conciertos para posteriormente distribuirlo entre el resto de los integrantes de la banda, siempre mostró una especial predilección por la música rock y folk en sus actuaciones por su natal Nueva Jersey y los clubes de Asbury Park.

Sería más tarde cuando su música inicialmente derivaría hacia unos sonidos mas R&B, aparcando un tanto esa faceta más folk de sus composiciones, para finalmente, con del devenir del tiempo, acabar definitivamente decantando su carrera, siguiendo los consejos de los afamados productores que ha tenido a lo largo de su discografía, hacia ese rock más ligero y comercial que irremediablemente le ha otorgado ese soñado, rotundo y masivo éxito.

16

Si tuviésemos que destacar algunos discos de su extensa y prolífica obra, además del imprescindible “The River” del año 1981, seria imperdonable no mencionar trabajos tan completos y trascendentes como han sido el “Born to Run” de 1975, el “Darkness on the Edge of Town” de 1978 y, como no, ese casi siempre malentendido “Born in the USA” de 1984, normalmente utilizado como elemento propagandístico de Norteamérica cuando realmente la letra de la canción habla del pésimo trato que reciben los veteranos de la guerra de Vietnam, que definitivamente le lanzó hacia lo más alto a nivel internacional.

Aunque, manteniéndose fiel a sus raíces, recurrentemente siempre vuelven a aparecer discos más íntimos y minoritarios donde sigue rindiendo tributo a esa inicial faceta más Folk.

Genio y figura……

Siempre en contra de las injusticias y reivindicando causas en las que cree por encima de todas las cosas, nuestro fombre nunca ha dudado, mostrándose siempre especialmente duro con la política exterior de su país, en no dejar títere con cabeza y ser increíblemente critico en lo que especta a temas tan conflictivos e importantes como han podido ser las guerras de Vietnam o Irak.

12

Además de los trabajos junto a la E Street Band, Bruce Springsteen también ha editado discos en solitario, normalmente menos dramáticos y mucho más personales en cuanto a las letras de sus canciones se refiere.

De mucha menos repercusión que cuando trabaja en equipo, estos álbumes, de los que destacaríamos desde “Tunel of Love” de 1987 hasta “Lucky Town” de 1992, nunca han gozado de la total aprobación por parte de sus más fieles acólitos.

La muerte de dos de los músicos de su banda, Danny Federici y Clarence Clemons, teclista y saxofonista respectivamente, fueron un duro golpe en los cimientos de una formación que siempre había estado al lado de su “Boss”.

Pero la vida sigue y con ella por supuesto la E Street Band al lado de un Bruce que por lo visto nunca desfallece.

A sus ya casi 67 años, quien lo diría habida cuenta de su estado físico y la incombustible resistencia con la que afronta conciertos prácticamente eternos, cuatro horas y seis minutos es, creo, el record que estableció en el concierto de Helsinki del año 2012, el de Nueva Jersey podríamos decir que, tras más de 120 millones de discos vendidos e innumerables galardones, ya debería estar de vuelta de todo.

Pero no es así, 21 premios Grammy, 2 Globos de Oro, un Óscar, un premio BFCA, un Brit y un Premio Juno no le han mermado el apetito y las ganas de demostrar que sigue siendo un insustituible valuarte y pilar garante de lo que siempre ha querido significar el Rock con mayúsculas (inconformismo, protesta, reivindicación y solidaridad) siguen pareciendo ser el leitmotiv de una vida y carrera dedicada y consagrada en su totalidad, con casi la única excepción de su familia, a la música.

4

Discos con su grupo, la E Street Band, en solitario, acústicos y hasta un tributo a la música de uno de sus héroes, Pete Seeger, hacen que Bruce Springsteen sea a estas alturas un músico y compositor difícilmente repetible.

Pero vamos a su actuación en directo del sábado 14 de Mayo de 2015.

Si, si, ya se que ya saben de sobras la fecha del concierto pero se la repito para que la apunten y destaquen bien en sus calendarios, móviles, tablets o PC’s porque sin duda esta debería aparecer cuando alguien nos pregunte o simplemente repasemos los días más destacables de nuestras vidas.

Bona nit Barcelona !

Bona nit Catalunya !

Con estas dos frases a modo de saludo salía al escenario, entre el fervor y el delirio de todos los asistentes, el maestro de ceremonias, el gran Bruce Springsteen.

Y la respuesta del público, con una pancarta situada justo en la zona más alejada y frente al escenario que rezaba su nombre, “Bruce”, no se hizo esperar: Hooooola !!!  Hooooola !!!

1

Así empezaba una noche de esas que a buen seguro va a permanecer largo, larguísimo tiempo inalterable la memoria de las 65.000 personas que llenaron por completo el Camp Nou.

Y es que como de costumbre, un concierto de Bruce Springsteen en la capital catalana siempre tiene algo de especial, la comunión entre el público y el artista, banda incluida, viene ya de largo tiempo atrás y siempre, y digo siempre, que “El Jefe” viene a visitarnos se produce en sus conciertos ese extraño fenómeno, al que yo me he atrevido a llamar “efecto o fenómeno Bruce”, que consiste en que, con tan sólo pronunciar una palabra o hacer un gesto, el respetable parecer ser abducido para someterse de inmediato a la voluntad y los deseos del “Boss”.

Dice que levantemos las manos, pues manos arriba, dice que hay que saltar, pues a saltar, que hay que mover las manos cual victimas de un ataque de Pakinson repentino, pues hala, a mover las manos de un lado a otro, que hay que cantar, pues eso, a cantar, que es hora de bailar, pues falta tiempo para que, si dispones del espacio suficiente, te pongas a bailar.

3

En fin, presas y victimas de una rendición, sumisión y disloque total.

Y eso sucede desde que sale al escenario y no cesa hasta que Bruce decide desaparecer nunca se sabe cuantas horas o tiempo después.

Muchos de sus fans, los que no han profundizado mucho en su biografía, creen que el apodo de “The Boss” viene dado precisamente por ese enorme y extraño poder de magnetismo y liderazgo que posee para manipular y someter al público a su entera voluntad durante el transcurso de todas sus actuaciones !!!

Pero no, ya hemos comentado antes el verdadero significado de su alias.

Las primeras notas en sonar fueron las de la mítica “Badlands” seguidas por “No Surrender” y “My Love Will Not Let You Down”.

2

No había tregua ni descanso, tan sólo el típico “One, Two, Three” entre tema y tema y venga, a cantar e intentar corear todos los estribillos entre saltos, empujones y empellones que nuestros vecinos propinaban y recibían.

Imagino que muchos de los presentes ya se percataron de que el guión que previamente se suponía iba a tener el concierto se había ido al garete, ninguna de las tres primeras canciones pertenecían al disco “The River” que presumiblemente iba a revisar tocando integro en directo.

Pero creo que esto no extraña a nadie que conozca un poco la trayectoria de Mr. Springsteen, sus directos, si por algo son famosos, es precisamente por lo imprevisibles y únicos que suelen ser, siempre diferentes entre sí.

Como muestra de reciprocidad al enorme cariño que el público siente por él, Bruce constantemente se acercaba a las primeras filas intentando dejar claro que ese sentimiento es correspondido en la misma medida.

10

“The Ties That Bind”, “Sherry Darling”, “Jackson Cage” y “Two Hearts” si se ciñeron a lo preestablecido, respetando incluso con rigor el orden de aparición de las canciones en el álbum, dando así comienzo de una forma totalmente magnífica a lo que todos habíamos venido a ver, la interpretación y celebración del espléndido disco doble.

Pero el guión volvía a romperse al bajar Bruce entre el respetable para recoger de manos de algún fan un cartel que proclamaba el titulo de la canción “I’m Going Down”.

La explosiva “Hungry Hearts”, con Bruce y Jake Clemons cantando y tocando su instrumento literalmente entre los asistentes, y “Out in The Steets” le siguieron recuperando el temario de “The River” ante el delirio y éxtasis general que estas últimas tienen el don de provocar.

“Here She Comes Walkin’” a forma de intro y “I Wanna Marry You” fueron el previo a uno de los más grandes momentos de la noche, cuando sonó “The River”.

13

Todo el Camp Nou, mecheros y móviles en mano iluminando la oscura noche, se convirtió en el decorado perfecto para que las notas de la harmónica del “Jefe” diesen paso a, sin duda, uno de los temas más esperados de la noche y uno de los más importantes de su carrera.

La alegoría o parábola de la vida reflejada en el nacimiento, discurrir, los meandros y la muerte o desembocadura en el mar de un río ha servido al genio de Nueva Jersey para, de esta manera tan particular y poética, plasmar uno de los grandes hitos de su excepcional obra.

Con los ánimos más calmados pero en un ambiente de auténtica gala le llegó el turno a la no menos increíble y tantas veces añorada “Point Blank” y a “Atlantic City” del álbum “Nebraska”.

“Darlington County” y “Glory Days”, también rescatada en forma de cartón de las muchas peticiones de algunos seguidores, del larga duración “Born in The USA”, devolvieron el brío y la exaltación al estadio para continuar con “I Wanna Be With You” de “Tracks” y, volviendo a “The River”, refrescarnos la memoria con “Ramrod”, con unos movimientos de trasero muy aplaudidos por el público, “The Price You Pay” y “Drive All Night”.

“Lonesome Day”, “Prove It All Night”, dieron paso a “The Promise Land”, una impresionante “Because The Night”, “She’s The One”, “Brilliant Disguise”, “The Rising” y “Thunder Road”, algunas ya con todas las luces abiertas, fueron las encargadas de, nos imaginábamos la mayoría, finalizar un grandioso show.

14

Pero Bruce no tenía estos planes para nosotros esa noche y ante los vítores y reclamos para que volviera a salir al escenario nos sorprendió con una excelente versión del “Purple Rain”, en homenaje al recientemente fallecido Prince, para seguir con “Born in The USA”, “Born to Run”, “Dancing in The Dark”, “Tenth Avenue Freeze-Out”, el cover “Shout” de The Isley Brothers, “Bobby Jean” y la también versión del “Twist and Shout” de The Top Notes para finalizar así una noche memorable donde las haya.

Resumiendo, 12 temas en lugar de los 20 de su obra “The River” para un total de 36 canciones que en más de tres horas y treinta minutos de concierto, prefiero no contar el tiempo que permanecimos haciendo cola para entrar al recinto del Camp Nou y omitir el chaparrón que nos cayó encima durante esta larga espera, sirvieron para dejar a todos lo que allí estuvimos, esto ténganlo bien claro, plenamente satisfechos, enormemente cansados pero totalmente felices y deseosos de que Mr. Springsteen regrese cuanto antes.

17

A destacar las tres pantallas, dos laterales y una central de una calidad más que destacable, encargadas de acercar lo que aconteció sobre las tablas del escenario a todos los que las amplias dimensiones del campo del Barça impedían una óptima perspectiva y visión y las impagables aportaciones de Steve Van Zandt y Nils Lofgren a las guitarras, Max Weinberg a la batería, Garry Tallent al bajo. Roy Bittan y Charles Giordano a los teclados y Patti Scialfa y Soozie Tyrell en la parte femenina, sin las cuales seguramente no estaríamos hablando de un espectáculo tan superlativo.

Yo personalmente creía, después de ver el exquisito espectáculo que nos brindaron Avantasia en el mes de marzo, que el listón para superar su entrega estaba ya excesivamente alto, pero no cabe duda que este mes de mayo, con las descargas de The Steepwater Band, Wolfmother y Bruce Springsteen demostrando muy a las claras la buena salud de la escena rockera actual, lo ha superado de largo y con creces.

Estamos de enhorabuena, actuaciones y un mes como el que hemos vivido son casi de imposible parangón pero no me gustaría acabar esta extensa crónica sin lanzar una súplica a todos aquellos que tengan a bien echarle un vistazo, me parece perfecto que conciertos como estos últimos de The Steepwater Band, Wolfmother o Bruce Springsteen hayan gozado de un éxito clamoroso agotando todas entradas que se pusieron a la venta, pero creo que sería conveniente, si queremos la escena rockera de este país siga gozando del mismo impecable estado de salud del que hace gala en la  actualidad, que además de asistir a eventos de un ya reconocido nivel o estatus, hiciésemos otro tanto de lo mismo cuando sean bandas de menos calado o más desconocidas, con precios irrisorios por las entradas, pues el futuro de la oferta de música en directo depende totalmente del apoyo que prestemos a esas bandas llamadas nuevas o emergentes.

Pensad que sin nuestro apoyo, no existirían la mayoría de las formaciones y artistas que a día de hoy tienen la capacidad de hacernos felices aunque sea pagando auténticas aberraciones por el precio de sus entradas.

Apoyad la música emergente, os lo ruego, es por el bien de todos los involucrados en este mundo.

Gracias.

Larga vida al Rock & Roll y a Bruce Springsteen !!!

8

Setlist:
Badlands
No Surrender
My Love Will Not Let You Down
The Ties That Bind
Sherry Darling
Jackson Cage
Two Hearts
I’m Goin’ Down
Hungry Heart
Out in the Street
I Wanna Marry You
The River
Point Blank
Atlantic City
Darlington County
Glory Days
I Wanna Be With You
Ramrod
The Price You Pay
Drive All Night
Lonesome Day
Prove It All Night
The Promised Land
Because the Night
She’s the One
Brilliant Disguise
The Rising
Thunder Road

Purple Rain
Born in the U.S.A.
Born to Run
Dancing in the Dark
Tenth Avenue Freeze-Out
Shout
Bobby Jean
Twist and Shout

Texto y Fotos: José A. Serrano.

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1