Komentarios

Be Prog! My Friend 2015

Por fin llegaba la segunda edición del Be Prog! My Friend 2015 Festival de música progresiva organizado por Madness Live! Éramos muchos los que esperábamos desde hacía un año la nueva edición del festival que este año, como novedad, trascurría entre dos escenarios. Las dudas ante este cambio se disiparon rápidamente ya que el segundo escenario fue un gran acierto! Habilitaron un pequeño templete al otro lado de la plaza del Poble Español y los conciertos con gran puntualidad fueron transcurriendo entre un escenario y otro, sin solaparse y con tiempo suficiente para que los pudiéramos disfrutar todos.

11060094_731921470247153_3759384424078445709_nA las 16:30 puntualísimos saltaron al escenario los polacos Riverside. Mucha más gente se congregaba ya para verlos respecto al año pasado y es que Riverside son una de las bandas del género que más gente atrae y con más proyección actualmente. Su directo es de lo mejor que podemos ver hoy día y su ejecución casi perfecta. El abrasador sol que caía a plomo sobre nuestras cabezas jugaba en su contra.Pudimos ver como el color de piel del cantante iba tomando un tono rosado por momentos y como se retiraba a la sombra en los breves momentos en que no precisaba del micro. Aún así nos ofrecieron un directazo que nos hizo disfrutar y en algunos momentos hasta volar. Perlas como 02 Panic Room y momentos lacrimógenos como Loose Heart rubricaron en oro la actuación de los polacos. Tuve la oportunidad de conocerlos en persona más tarde y además de grandes músicos son simpatiquísimos (chapurreo un poco de polaco y les hizo muchísima gracia). Solo puedo decir que estoy deseando verlos el 1 de noviembre en Barcelona para disfrutar de su set en sala.

Después de unos increíbles Riverside, que habían iniciado el festival, era el turno de 11751442_731928090246491_5493427423042092640_nMessenger un joven grupo que inauguraba el segundo escenario. Con solo un disco en su discografía tocaron durante treinta minutos algunos de sus temas como la cálida “Somniloquist” o “The Return”. Pegaba bastante el sol, pero aun fueron unos cuantos los que aguantaron el calor, para disfrutar de seguramente uno de los grupos más desconocidos del cartel, pero que dejaron buenas sensaciones.

Después de Messenger nos fuimos corriendo a coger un buen sitio para ver a Ihsahn, para mí uno de los platos fuertes del festival que tocaba a una hora absurdamente temprana. El show que ofreció el líder de E11236151_732173856888581_5316169614270025542_nmperor fue correcto, sin más. Muy buena ejecución tanto musical como a nivel vocal pero poca calidez en la interacción con el público. Creemos que el fortísimo calor hizo mella en el Noruego. De todos modos la gente entregadísima y un setlist de lujo con un tema nuevo e inédito de regalo que fue My Heart is of the North. Final apoteósico con The Grave. También tuve la oportunidad de hablar un momento con Ihsahn y me comentó entre risas que le había encantado el emplazamiento del festival pero que el calor de España era terrible!

11737924_732183050220995_1372295840124080075_nY sin ningún momento de tregua, ni para ir al baño y después de escuchar a una figura tan imponente como es Ihsahn. Empezaba uno de los grupos que personalmente más ganas tenia de escuchar en directo, los británicos Haken. Tocaban en el segundo escenario, e “In Memorian” empezaba a sonar y caldear más el ambiente. Mucha gente con camisetas de estos geniales Haken, que poco a poco van tomando su posición en el panorama de Progressive clasico como una de las bandas más importantes, y tan solo con el trallazo que es “Cockroach King” bien alabada por el público, y donde el sonido es tal cual en directo como en el disco, uno de los temas del festival. Llamó mucho la atención que el cantante no paraba quieto saltando, yendo de un lado para otro y escalando por las paredes y animando a la gente para que no parasen ni un segundo, me resulto hasta un tanto excesivo. Para cerrar un concierto de progressive, que mejor manera que hacerlo con una canción de diecinueve minutazos, “Crystallised” de su último EP publicado “Restoration”. Muy bueno, en serio, no tiene pérdida ver a estos tíos en directo, que sean una y mil veces más.

11209509_732242440215056_6861604069988323190_nKatatonia nos sumergió en la más profunda melancolía… Esa melancolía exquisita mezclada con las ganazas que teníamos de ver a la banda después de su cancelación de hace tres años. Buen set, con el sol poniéndose mientras tocaban, basado principalmente en sus últimos trabajos. Regalos como Ghost of the Sun del Viva Emptiness nos dejaron con ganas de más. Se echaron de menos temas como Criminals que inicialmente estaban en el setlist pero que por problemas de tiempo no pudieron ejecutar.

La cancelación de ultimísima hora de IQ hizo que se incorporara Vincent Cavanagh1959445_732545156851451_3015534466790088600_n, líder de Anathema, que nos ofreció un maravilloso set acústico en solitario. Que gran acierto!! El año anterior Anathema bordó uno de los mejores conciertos del festival y Vincent (que tío más majo) no dudó en cubrir el hueco en cuanto se lo ofrecieron. Fragile Dreams de inicio disipó cualquier duda que pudiésemos tener respecto a tan peculiar show. Sin duda no esperábamos que cayese Deep y fue una gratísima sorpresa. Tras The Beginning and the End y Distant Satellites, de sus últimos trabajos, un curioso cover de Manu Chao a modo de despedida… Del cual todavía no sabría deciros como reaccionar pero arriesgado y sorprendente como mínimo.

10984615_732620483510585_2811648169960457845_nUna vez termino el concierto acústico de Vicent Cavanagh, se acercaba uno de los platos grandes de la jornada en el escenario principal. Una figura tan versátil y productiva como Devin Townsend, con su infinidad de grupos y discos en solitario tras sus espaldas. La gente ya se aglomeraba para el espectáculo, mientras podíamos ver en una pantalla gigante que acababan de colocar en el escenario, una secuencia de fotos con un careto de Devin en diferentes carteles de películas clásicas. Y es que esta tónica de buen humor es la que iba a ser la protagonista del concierto, esto y la tralla y contundencia que solo puede hacer “Devin Townsend Project” con su música. Y es que fue un sin fin de temazo tras temazo lo que nos dejo a base de guitarreos y gritos desgarrados. Temas como “March Of the Poozers” donde el juego con las imágenes de la pantalla fue espectacular. “Rejoice”, “War Princess”, “Deathray” o “Dimension Z”. Otro de los alicientes del concierto, fue ver como el señor Devin iba haciendo bromas e iba cambiando de guitarra, cada una diferente y llenas de luces Led, hasta llegar a la soberbia guitarra, a la que el llamo la Smoking Guitar, y que lanzaba humo por la parte de abajo del cuerpo. Para cerrar el concierto nos había dejado su ya casi clásico “Kingdom”, tremendo concierto el que dio, sin palabras.

Seguidamente, nos desplazábamos al escenario pequeño para ver a unos genios como 1912374_732687620170538_5043493893100734334_nLeprous que poco a poco van dejando los sobrinísimos de Ihsahn para demostrar todo lo que valen. Venían presentando su último álbum “The Congregation”, que está casi recién sacado del horno. Muchas ganas tenía la gente de ver a los noruegos y cantar sus fáciles y no tan fáciles coros. Empezaban con los temas nuevos como “The Price”, “Third Law” o la perfecta “Rewind”. La gente demostró que había hecho los deberes y venia con las canciones estudiadas. A mí me invadía una sonrisa de oreja a oreja viéndoles y es que es todo un espectáculo ver al cantante, forzando la voz entre gorgoritos agudos, guturales, tocar el piano y moverse como si le dieran espasmos mientras la música le invade, el es el verdadero espectáculo. También hubo tiempo para algunos de sus clásicos como “Chronic” de su disco anterior que es una verdadera joyita. O la increíble “The Valley”. A mí se me hizo corto el concierto, pero la verdad es que no soy valorable, adoro a Leprous.

Nada más acabar, empezaba en el escenario grande, un grupo que ha hecho tanto por11705189_732729706832996_3425186284993848896_n la música y sobre todo por el Progressive. Uno de los grandes como es Camel, que tenían hora y media por delante, y que iban a dar una lección de lo que es disfrutar en el escenario, después de tantos años dedicándose a esto, y verles era como si tocaran por primera vez. El público vario un poco, gente más mayor, y es que había una entrada especial solo para verles a ellos. Supongo que muchos no habrían escuchado a este grupo, y es que seguramente era el que más desentonaba al ser más rock Progressivo, pero después de disfrutar de esas guitarras eléctricas, esos sonidos tan clásicos y esos solos que deseabas que no terminasen.

Tengo que decir que se me paso volando, el juego de luces fue genial, y disfrutar del concierto sentado en el suelo, mirando alucinado mientras tocaban temas como “Lady Fantasy”, su genial “Freefall” o”Nimrodel” de su disco clásico “Mirage”, del que un buen amante del progressive debería escuchar al menos una vez.

11205088_732843666821600_5593119787664068094_nY ahora solo quedaba esperar el último gran plato fuerte de la noche, una de las bandas más agresivas y tremendas de Europa, los brutales suecos Meshuggah, los cuales se hacían esperar, al parecer por algún problema técnico, la gente se empezaba a impacientar, pero quedarían bien saciados después de ver lo que les tenían preparados. Fue una hora y media de intensidad sin un segundo de respiro, donde las luces iban como locas intentando seguir el ritmo de los suecos. Solo verles tocar temas como “The Demon’s Name Is Surveillance” te planteas si son realmente humanos, y es que es un constante cambio de ritmo que te taladra la cabeza. Mostraban su postura desafiante y ruda entre canción y canción, y es que no esperaba nada menos de unos tíos así. La gente aun después de tantas horas de conciertos en sus piernas, sacaba fuerzas para moverse, saltar y disfrutar de uno de los conciertos más increíbles y brutales que se pueden vivir. Un recital de temas como “I am Colossus”,  “Combustios” una de sus canciones más agresivas, que y es poco. “Obzen” y “Bleed” su canción más reconocida y vaya trallazo.

Y es que no se querían ir, siempre había otro tema más, lo cual nosotros agradecíamos porque no queríamos que se acabase. Ahora ya se porque tanta gente intenta imitarlos y nadie se les acerca. El concierto más brutal de mi vida.

Y ya con lo que quedaba de nosotros, salimos del recinto, después de haber vivido una de esos días increíbles que serán difíciles de olvidar. Esperar que se puedan repetir festivales así, que aun que son para un público minoritario, se agradecen de verdad.

Agradecemos a Josep M Llovera ©jmllovera @iMago[mei] las fotografías que ilustran la crónica.

Texto: Jorge Bielba/ Marta R@ven

Deja un comentario

Escribe la respuesta * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
UA-40233734-1